El confesionario I

Bienvenidos al confesionario – que como su nombre lo dice, es donde vengo a contarles mis secretos / pecados / OOPSIS de mami. Porque vamos, que tire la primera piedra quien no ha cometido ningún oopsi!

He descubrierto un nuevo gesto en la cara de Mucita: su carita de puaj. Es casi tan rica como su sonrisa de dos dientes. Confieso que quiero darle más de esa comida que no le gusta solo para verla poner esa mueca de nuevo. Es más, probemos una vez con el quáker…

Anuncios

5 pensamientos en “El confesionario I

  1. En menos de un año tú vas a tener que hacer caritas para que deje su intransigencia y que coma su comida.

    Consejo de pata: Desde ahora practica todas la recetas posibles, para que la profesora del colegio no le diga a tu esposo “Señor, dígale a su esposa que le varíe el menú, Mucita ya no quiere comer lo mismo todos los días”. La historia completa será materia de otro post.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s