Los Abuelos

Mi pequeña:

Voy a hablarle hoy a tu mala memoria. O mejor dicho, a tu aún no desarrollada memoria de largo plazo. Y es que a veces me sucede que cuando me cuentan muchas veces algo que no me acuerdo, como que lo recuerdo. O me invento el recuerdo. Como sea. Mucita, a qué no sabes: los abuelos estuvieron acá de visita.

Como siempre, una visita fugaz. Aunque así fuera una visita de un mes, igual se sentiría fugaz.

Quiero contarte sobre el encuentro. A todo esto, llegaron a la casa un poco después de las 8pm y tú, como si supieras que venían, los esperaste despierta. Cero sueño. Luego, apenas llegaron fuimos a recibirlos a la puerta. Pequeña, te lo juro, sabías quiénes eran. Te noté sorprendida, tu carita fue primero un “sé que te conozco, pero no sé de dónde” para luego convertirse en sonrisa. SY es que si bien habían pasado tres meses desde que los viste en Lima, esas sesiones de facetime cada fin de semana valen la pena. Ellos son los abuelos, Mucita. Ese señor que repite “elabuelo elabuelo elabuelo” al lado de esa señora que canta la canción de las manitas. ¡Los abuelos!

El resto de los 8 días fueron tan lindos como ese primer encuentro. Para mí también fueron duchas más largas, pasos más lentos y menos peso en los brazos. Coincidió con un viaje de papi por 2 días de trabajo y qué rico fue poder tener esa ayuda extra de los abuelos. Y para ti, preciosa, días sobrecargados de amor (y súpercargada también).

Durante esta visita, aprendiste finalmente a mover las manitas como diciendo chau – siguiendo la canción de las manitas (practicamos harto antes que llegue la abuela, eh?), te empezaron a salir los dientes de arriba y descubriste la maravilla que es sacarse las medias (para impaciencia de la abuela, para quien siempre hace mucho frío en este país – aunque la verdad es que sí hizo frío en esos días). El abuelo encantado con lo bien que se porta su nieta cuando salimos a comer (“callejera como su madre”). Y nosotros, tus papis, aprovechamos un par de noches para salir “sin toque de queda”.

En resumen, pequeña, la pasamos lindo. Y para el recuerdo, mami hizo un videito que acá te dejo.

 

Los abuelos nos visitan (May 2016) from daniela muente on Vimeo.

Anuncios

3 pensamientos en “Los Abuelos

  1. En segundo lugar, dejame decirte que tus padres podrían ser mir contemporáneos, decirles abuelos no se me hace fácil.

    Por otro lado, ver a tus padres jugar con su nieta es ver a tres niños jugando y eso se refieren cuando dicen que se debe “mantener el mismo espírutu de los niños”.

    Finalmente, me quedo con tus palabras de un post anterior, los nietos son la mejor manera de devolverle a los padres lo que ellos han invertido en los hijos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s