El cerebro a mil

Hoy me está costando mucho concentrarme (dijo Mu, mientras empezaba un nuevo post en horas de trabajo). Es que me he dado cuenta que mi cerebro anda a mil, pidiendo a gritos un poco de mindfulness, pero como esas cosas ME VALEN, solo me queda cerrar los ojos y aprovechar la carrera – a que así soy más eficiente.

Mientras me baño, debo pensar qué me pongo.
Obvio que estoy pensando qué me pongo, eso es número uno. No salgo de la ducha sin saber qué me voy a poner hoy día. Si es que no me decido, entonces decido trabajar de casa. Cerrado, jean y polo. Cualquier jean. Cualquier polo. ¿Y qué va a desayunar hoy Mucita?

Mientras la cambio, pienso en el desayuno.
Hoy qué come, ¿tengo todo? ¿debería pasar por el supermercado regresando de la guardería? Necesito yoghurt… ¿tengo algo para almorzar hoy día?

Ya estoy en el supermercado y paseo rápido pensando qué voy a cocinar esta tarde para la cena.
Mientras hago una revisión mental de mi refri, lo que compré la última vez. Al final salgo solo con un yoghurt y nada más. Tanta vaina.

Trabajo, trabajo, trabajo ooohhh Facebook! Un video más de tasty… ah! pero este de comidas para mucita!
¿Y si le preparo algo así? ¿Cómo estará hoy en la guardería? Si no me han llamado es porque no le ha vuelto a subir la fiebre. Debe estar bien. Pero si se lo preparo y no se lo come, ¿qué come? Espérate que tengo que escribir sobre esto porque me estoy volviendo loca.

*y heme acá*

 

Anuncios

3 pensamientos en “El cerebro a mil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s