Mamá de Vacaciones, Paternidad, ser mamá

Con una rubia en el avión

De volar Amsterdam-Lima-Amsterdam con mi pequeña de 18 meses, además de su respectivo jetlag. 

¿Qué hemos aprendido?

  • Tu  maleta de mano tiene un límite (y no es solo el que te pone la aerolínea, sino lo que puedes cargar tú), o sea que debes ser selectiva con lo que traes: cuentos pequeños y delgados, rompecabezas livianos, unas cuántas hojas para colorear o un libro de stickers. Al final, tú conoces a tu hijo/a, tú sabes qué le gustará más. En mi caso, los top fueron:
    • El rompecabezas con las puertitas – es su favorito en casa, ¿por qué no lo sería en el avión?
    • Un libro de stickers
    • El ipad con su dibujo favorito (Mucita es fan de Pocoyó, y es un dibujo tan simple y dulce que yo feliz de mostrárselo una que otra vez)
    • Y caminar – mirar las miles de caras en el avión, sentarnos en el medio donde había más espacio y asomarnos por la ventana

IMG_20170315_151341

  • No te olvides de la ropa extra (para ti y para baby) – por suerte no la necesitamos, pero nunca se sabe.
  • Y snacks – los saludables y los no tanto. Para nosotros fue yoghurt, plátano y bizcochitos, además de su cena y desayuno (por eso digo, recuerda que la maleta tiene un límite)

Y qué más aprendimos?

  • Las aeromozas son buenas. Te van a ayudar y van a ser pacientes si es que justo estás en el camino cuando pasaban con su carrito.
  • Si tu hijo no paga ticket todavía, piensa bien si vale o no la pena pagar el precio de un asiento. Te cuento: de ida, el vuelo no iba lleno y pudimos acomodar a Mucita en un asiento libre entre mi esposo y yo. PERO DE REGRESO, no tuvimos ese lujo, y si bien Mucita durmió como 8 de las 12 horas de vuelo, nosotros no. Más el dolor de rodilla y el brazo adormecido, ¡y eso que solo pesa 10 kilos!
Esto fue de ida – de regreso no tuve brazos para tomar una foto

 

  • Averigua si el aeropuerto tiene áreas para niños, mientras esperas tu vuelo. El Schiphol de Amsterdam tiene un área de juegos interactivos. Una maravilla, hizo la espera muuuucho más fácil.
  • Agua y snacks – no lo olvides
  • Los vuelos cortos y aviones pequeños son los que suelen dar dolor de oído al aterrizaje. Si tu hijo puede, dale pasas para masticar en el aterrizaje, o un biberón con agua y leche al bajar. asegúrate que su nariz esté despejada, si  anda constipado, usa un spray de nariz 20 minutos antes del aterrizaje #salvavidas
  • Si tu hijo llora, olvídate, CERO ROCHES. CERO.

Y sobre el jetlag?

PACIENCIA Y BUEN HUMOR. Dicen que es un día por cada hora de diferencia… nosotros solo tuvimos 3 malas noches al regreso (y eran 7 horas de diferencia), en la ida, solo tuvimos una mañana exagerada (despiertas desde las 2:30am). Tú dale al ritmo y se acomodará eventualmente. No creo que exista una regla, solo paciencia y buen humor.

Anuncios

2 thoughts on “Con una rubia en el avión”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s