Paternidad, ser mamá

El Cumple: La curva de estrés y un final feliz

Continuando el post anterior, les cuento que tuve mis 24 horas de terror previas a la celebración del cumpleaños #2 de mi hija.

Cumpleanhos

De terror.

Entre que la decoración que pedí por Internet nunca llegó, y que la chica de la torta tenía anotado que la fiesta era en otra fecha, y que yo salía de una semana bien thriller en la oficina… pues solo mi hija me quería ese viernes en la noche, el día anterior de la fiesta. Después, nadie me aguantaba.

Yo no me aguantaba.

Pero finalmente, la frase de la noche se volvió “NI MODO”. NI MODO PUES, y el sábado en la mañana agradecí tener a mis papás, esposo y mejor amigo en casa (y en acción) para que la fiestita de Mucita saliera tanto y mejor de lo que imaginaba. Hasta mi pequeña se tomó su siesta a tiempo: las dos horas que necesitábamos para armar el cumple en tiempo récord. El resultado: un juergón (nivel 2 años).

Les dejo unas fotitos (cortesía Alejandro Lavalle).

 

 

Anuncios
Papá, Paternidad

El papá de mi hija

(al papá de mi hija, ya me lo imaginé copiando y pegando esto a google translate – let me help you with this love –> Link)

Como buena mamá, me gusta echarme el crédito de haber cargado y parido a mi hija, haberle dado de lactar por 11 meses y ser quien, después de 23 meses, la que aún se despierta en las noches, la que se levanta a jugar con ella en las mañanas y la que organiza los play dates los fines de semana para mantenerla entretenida, al mismo tiempo que trabajo full time en una corporación. Porque es #laTrue

Pero no, no soy mamá soltera. El Papá de mi hija está presente y, aunque no lo parezca por mis posts – está bien presente.

Gracias a su papi, mi hija va a echar alas

¡¡¡Porque yo soy su madre!!! Con papi fue su primer tobogán, con papá se tiró por primera vez a la piscina, y con papá escala dunas y salta cuesta abajo. Yo me muerdo las uñas entre que tomo las fotos y de rato en rato grito sugiero que, por favor, ¡cuidado!

20861719_10154546339587693_2377605452430489877_o

Papá es quien me tiene que detener cada vez que quiero correr a socorrerla porque se tropezó al caminar. Quien me ayuda a decir “¡levántate!” para darme cuenta que ella solita también puede. Con papá, eres más fuerte. Te vuelves más fuerte.

Con su papá, Mucita probó por primera vez papas fritas (pero acá gané yo – porque no le gustaron), pero es quien nos ayuda a relajarnos, a darnos cuenta que si bien hay reglas, también debemos divertirnos. Al mismo tiempo, con papá sabemos que no es no. Él no se quiebra con tu carita – si es momento de decirle chau al trampolín, es momento de decirle chau al trampolín.

20729054_10154546338372693_2181314246630878716_o

Con papá fue que tocamos animalitos por primera vez. Mamá se pone muy nerviosa, mamá piensa en los bichos, en que nos van a morder, en que mejor no vamos por allá, que el agua está muy fría, que se va a resfriar, que se…, que mejor…, pero y si…. Con papá te brillan los ojos porque todo es descubrir.

20231986_10154488500577693_6282453646339429022_o

Yo no creo que hay papá perfecto en los ojos de una mamá cansada. Pero me siento muy afortunada de tener al papá de mi hija, y de que mi hija tenga a este súper papá.

Gracias husband por hacernos tan feliz.

20748138_10154546339697693_6407206877077933037_o

Postdata – a veces yo también salgo en las fotos.
Postdata 2 – normalmente son selfies

 

Paternidad, ser mamá

Mamá Estadística

El otro día leí un artículo sobre un estudio publicado por una compañía de alimentos (o sea, no un Harvard o las Naciones Unidas, pero bueh!)  luego de leer las estadísticas, esta fue mi cara.

giphy

O sea, totalmente identificada. Dammit.

De acuerdo al estudio con 2,000 mamás entrevistadas, la mamá promedio trabaja alrededor de 98 horas a la semana – el equivalente a tener dos trabajos de medio tiempo. Su día empieza en promedio a las 6:23am y el trabajo no termina hasta las 8:31. Y citando el artículo: “para muchas de nosotros, eso es un buen día”.

Justo el otro día trataba de escribir un post que hablaba del concepto del tiempo antes y después de ser mamá. Antes, nuestro tiempo era cual plastilina, flexible, podías hacer con él lo que querías. Pero hoy, como buena vieja – a quién le estás diciendo vieja tú?! – EJEM! Como buena vieja plastilina, ya no se estira como antes.

También según el estudio, “4 de cada 10 mamás sienten que su día es una serie inacabable de tareas”.

giphy

Hermana: YOU GET ME.

Y yo lo llamo cadena de producción. Tal cual. Una tarea tras otra, y cada una necesaria para pasar al siguiente sin que se me malogre el carro (con calidad Alemana, mai frend).

Finalmente, el artículo habla de esos “salvavidas” que todas tenemos, enumerando como los TOP: las toallitas húmedas (a eso yo le sumo el papel toalla – que Dios me agarre confesada si se me acaba un rollo y no tengo más en stock), el iPad, las series infantiles, comida rápida (para mí Delivery), el café y Netflix. (Y debe de haber habido un problema de edición porque se les olvidó de poner la botella copa de vino al final del día, pero se los perdono).

Nuevamente:

giphy

Bendito seas café, gracias papel toalla por estar a mi lado en cada comida y que viva Pocoyó por siempre, larga vida a Pocoyó.

Bendita también está chamba a tiempo completo y con horas extra, porque tal como el estudio concluye, cómo nos encanta ser mamás.

Y eso era lo que quería compartir. Feliz Lunes!!!

Mamá de Vacaciones, Paternidad, ser mamá

Con una rubia en el avión

De volar Amsterdam-Lima-Amsterdam con mi pequeña de 18 meses, además de su respectivo jetlag. 

¿Qué hemos aprendido?

  • Tu  maleta de mano tiene un límite (y no es solo el que te pone la aerolínea, sino lo que puedes cargar tú), o sea que debes ser selectiva con lo que traes: cuentos pequeños y delgados, rompecabezas livianos, unas cuántas hojas para colorear o un libro de stickers. Al final, tú conoces a tu hijo/a, tú sabes qué le gustará más. En mi caso, los top fueron:
    • El rompecabezas con las puertitas – es su favorito en casa, ¿por qué no lo sería en el avión?
    • Un libro de stickers
    • El ipad con su dibujo favorito (Mucita es fan de Pocoyó, y es un dibujo tan simple y dulce que yo feliz de mostrárselo una que otra vez)
    • Y caminar – mirar las miles de caras en el avión, sentarnos en el medio donde había más espacio y asomarnos por la ventana

IMG_20170315_151341

  • No te olvides de la ropa extra (para ti y para baby) – por suerte no la necesitamos, pero nunca se sabe.
  • Y snacks – los saludables y los no tanto. Para nosotros fue yoghurt, plátano y bizcochitos, además de su cena y desayuno (por eso digo, recuerda que la maleta tiene un límite)

Y qué más aprendimos?

  • Las aeromozas son buenas. Te van a ayudar y van a ser pacientes si es que justo estás en el camino cuando pasaban con su carrito.
  • Si tu hijo no paga ticket todavía, piensa bien si vale o no la pena pagar el precio de un asiento. Te cuento: de ida, el vuelo no iba lleno y pudimos acomodar a Mucita en un asiento libre entre mi esposo y yo. PERO DE REGRESO, no tuvimos ese lujo, y si bien Mucita durmió como 8 de las 12 horas de vuelo, nosotros no. Más el dolor de rodilla y el brazo adormecido, ¡y eso que solo pesa 10 kilos!
Esto fue de ida – de regreso no tuve brazos para tomar una foto

 

  • Averigua si el aeropuerto tiene áreas para niños, mientras esperas tu vuelo. El Schiphol de Amsterdam tiene un área de juegos interactivos. Una maravilla, hizo la espera muuuucho más fácil.
  • Agua y snacks – no lo olvides
  • Los vuelos cortos y aviones pequeños son los que suelen dar dolor de oído al aterrizaje. Si tu hijo puede, dale pasas para masticar en el aterrizaje, o un biberón con agua y leche al bajar. asegúrate que su nariz esté despejada, si  anda constipado, usa un spray de nariz 20 minutos antes del aterrizaje #salvavidas
  • Si tu hijo llora, olvídate, CERO ROCHES. CERO.

Y sobre el jetlag?

PACIENCIA Y BUEN HUMOR. Dicen que es un día por cada hora de diferencia… nosotros solo tuvimos 3 malas noches al regreso (y eran 7 horas de diferencia), en la ida, solo tuvimos una mañana exagerada (despiertas desde las 2:30am). Tú dale al ritmo y se acomodará eventualmente. No creo que exista una regla, solo paciencia y buen humor.

Paternidad, Uncategorized

Colegios ya?

Se acuerdan cuando escribía sobre mi embarazo? sobre los preparativos previos a ser madre? Luego Mucita nació y les contaba lo que hacíamos las dos solas durante mi licencia postnatal? O cuando bañarme era como que el objetivo inalcanzable del día?

Bueno, pues la próxima semana tenemos una cita PARA VISITAR COLEGIOS.

shocked_joey_friends

(Bueno, un colegio.)

Pero a lo que voy… en qué momento pasó el tiempo?!

Sucede que me estaba pasando muy seguido, decir que mi hija tenía 16 y 17 meses y escuchar de vuelta: “Y ya la inscribiste al colegio?” ¿Perdón? Yo sé que acá mis amiguitos holandeses son bien organizados y mi agenda para mayo ya está completamente bookeada, pero esto es una locura.

Pero como dice el dicho, en Roma… como los Holandeses. Y tenemos una cita la próxima semana. Obvio que primero hice mi tarea, y me provocó contarte un par de cositas que he aprendido sobre la educación acá en Holanda

  • Los niños tienen el derecho (y padres, la obligación de que ocurra) de empezar el colegio a los 5. Pero pueden empezar desde los 4. Lo curioso es que no esperan al “comienzo de año” para empezar sus clases, sino que muchos empiezan el día siguiente de cumplir los cuatro años. (Yo estoy segura que tiene mucho que ver con que finalmente podemos dejar de pagar la millonada que nos cuesta la guardería para mandar a nuestros hijos al colegio público. #kaching)

giphy

  • Acá estamos bien con la prueba de PISA 🙂
  • Son 8 años de primaria, y pasados estos 8 años, tu hijo dará un examen. Según el resultado, recibirá una recomendación de qué tipo de secundaria deberá atender. Y dependiendo de su secundaria, es el perfil de universidades y carreras que podrá elegir. O sea, a los 12-13 años, ya sabrás si eres doctor o artesano. Obvio, esto no es tan blanco y negro, puedes (a) no hacerle caso a la recomendación o (b) volver a dar un examen más adelante a ver si puedes cambiar de línea… pero es, casi-casi, bien blanco y negro.

    It is typically difficult to change vocational streams, however, in 2017 the Dutch government announced they would consider testing again at age 14 to reassess a student’s capabilities before entering the third year. This would give a chance for late bloomers or hard-working students to change to a higher education stream, and create more equality in the Dutch education system.

    No sé tú, pero a mí esto me parece locazo.

Y ahora le toca a Mucita. Bueno, en verdad aún en un par de años. Pero la próxima semana iremos a visitar su colegio. Nos hacemos viejos, Manolo.

 

Paternidad

Enfermita en casa

Porque ser mamá no es suficiente para nosotras, una siempre quiere ser súper mamá… incluso cuando nuestra cara se esconde detrás de una nariz enrojecida, ojos hinchados y, cada dos segundos, de un pañuelo cargado de mocos.

leslieknopegif

¡Sí se puede! ¡No hay quien te pare, mami!

ES MENTIRA. Detente.

Y eso hice hoy. Hoy no voy a pretender ser ninguna súper mamá SLASH súper ejecutiva SLASH súper esposa. Hoy me tomo el día libre. 

Y así fue como avisé en la oficina que hoy no trabajo, ni en la oficina ni de casa (el tema de poder trabajar de casa, es que la gente cree que “OK, se queda, pero igual puede trabajar, ¿no?” – pero no te confundas), Mucita se fue a la guardería, Papi al trabajo, y yo me quedé en mi casa, sin nadie a quien cuidar más que a mí misma – y qué sentimiento para raro.

 

Pero me tocaba. Hoy me voy a preparar un té – no, uno no, varios tés. Y todos, toditos me los voy a tomar mientras sigan calientes. Hoy no me quedé en mi casa para hacer lavandería u ordenar cajones, tampoco para ordenar la sala ni hacer las compras de la casa. ¡Hoy estoy enferma! Quién sabe… quizá hasta me tome una siesta.

(no lo creo)

(pero quién sabe)

Paternidad, ser mamá

“Yo lo haría diferente”

La ignorancia es atrevida… e idealista. Hoy como madre, caigo en cuenta que yo también me encontraba en el grupo de “mm… yo lo haría diferente” en relación a la crianza cuando no tenía ni la más tímida idea de lo que hablaba.

Caso 1: “Mis amigos con hijos siempre quieren reunirse temprano. #YoLoHariaDiferente Cuando tenga hijos, les voy a enseñar a socializar y se van a acosumbrar al ruido para que puedan dormir en reuniones. En resumen: no va a afectar mi vida social”.

¡Levante la mano quien pensó como yo!

noescierto

Quien no tuvo hijos, no sabe lo que es un bebé cansado pero sobre estimulado que no quiere dormir. Y no sabe lo agotador (físico y mental) que es tratar de hacerlo dormir la noche siguiente cuando le paras cambiando su rutina. Y ni hablar de la pena que siento cuando veo a Mucita cansada pero yo aún lejos de casa porque aceptamos salir a comer de todas formas.

Amigos que insitían con cenar a las 6pm: lo siento cuántlosiento

Caso 2: “No vas a dar de lactar, ¡qué pena! #YoLoHariaDiferente Yo voy a dar de lactar mínimo hasta el año. Pero lo que hace mi prima es admirable, espero poder dar de lactar hasta los dos años o más como hizo ella”

por ahí veo algunas manos… 

noescierto

Primero que todo, la lactancia tiene un comienzo difícil: duele, toma tiempo, y muchas veces, el bebé pasa hambre. A todo esto, en mis dos primeros días tuve que complementar con fórmula porque Mucita no paraba de llorar de hambre pues lo que yo tenía parecía no ser suficiente.

Luego de eso, cumplí con mis seis meses de lactancia exclusiva; y hoy, con casi 10 meses, practicamos lactancia complementaria, es decir, dos biberones al día ahora son con fórmula, además de que ya come sólidos. Sin embargo, y acá viene el issue: el extractor de leche me tiene HARTA. Últimamente, lo veo y sufro. NO LO QUIERO. En estas últimas semanas, he estado sacándome leche solo una vez durante el día y mi producción ha disminuido. Se viene el fin, lo siento. Y lo siento 😦

Caso 3: “Tu bebé solo come papas fritas? #YoLoHariaDiferente Mi bebé solo comida sana, solo comida hecha en casa, y comerá de todo”.

A ver, esas manos?!

noescierto

Aún no he llegado a las papas fritas. Pero como van las cosas, no sé qué puede pasar. Pues he llegado al punto de que Mucita prácticamente elige lo que come: cuando no le gusta lo triturado, lo licúo; cuando no le gusta lo que licué (así se escribe?), le doy un envase de supermercado. Si eso no funciona, no comemos. Así de simple.

Como lo dije en un post anterior, en este punto de su vida, creo que Mucita sabe mejor que yo lo que quiere y que necesita. (Bueno sería que esto dure por siempre, no? “no mami, yo no salgo con esos chicos porque son mala influencia para mí y mis estudios” – soñó Mu).

Moraleja: todos somos padres perfectos hasta que tenemos hijos, y eso es lo bonito del asunto: que todos somos un manojo de imperfectos haciendo malabares con el único fin de que nuestros hijos crezcan bien, y sean felices. Salud caracho.