Empieza la música re-filin

Abre escena, Mucita se despierta recontra tierna, la camara panea de sus piecitos a su carita, mostrando su pijama de corazoncitos super CUTE. La ves agarrar a su baby, levantarla mientras se da la vuelta y

BAM

La cabeza de baby en la cara de mami Mu, quien hoy colechaba, como suele pasar cuando Mucita se despierta en la mita de la noche y lo más fácil es traerla a la cama.

La música sigue re-filin

Luego de sobarse y entender de donde vino el golpe. Mami Mu mira a mucita con ternura y le da un abrazo gigante.

LUEGO LE ZAMPA EL CELULAR para que la deja dormir por 10 minutos más.

Mucita se sienta y acomoda,re tierna, a ver pocoyó.

Cámara hace fade, al desayuno. De acá varios cortes a un día normal: las manos llenas de yoghurt dándole palmadas a la mesa, tratar de que abra la boca para lavarle los dientes, la correteada para ponerle la casaca, el llanto por decirle que no puede llevar el coche de su muñeca al nido porque no entra en la bicicleta, y finalmente la llegada al nido. Mucita feliz, voltea, dice adiós con la mano a mami y desaparece en el horizonte al ver a sus amiguitos del grupo rojo.

Corte al celular de Mu, a quien ves poniendo su descubrimiento semanal en spotify para enterarse que la primera canción del shuffle es la gallina pintadita que empieza a sonar mientras desaparece en fade.

Sobre impreso:

Y pes…

… feliz todos los días, mamá.

a4a4ff49db5d18baa9d87b7a476fd073

 

Me voy de viaje (Parte 1: el antes)

Me voy de viaje.

En cualquier otro momento de mi vida, esto sería un “me voy de viaje!!!” Hoy en cambio, te lo digo un poco así:

82883-kristen-bell-happy-sad-gif-mrw-nmgj

Me voy de viaje…!!…!…!

Es que me voy por trabajo. Cinco días. Sin mi hija.

Vale mencionar que, además de mis 8 horas de trabajo diarias en las cuales mi hija se vacila horrores en la guardería (le encanta, lo sé porque apenas ve a su “miss” se olvida de mí y si no salta de mis brazos es porque aún soy más fuerte que ella), solo he estado lejos de ella por máximo 5 horas si es que una noche decidí salir con mis amigas o tener una cita con mi esposo (la cual es siempre lo más cerca posible de casa).

Vale también mencionar que en estos 11 meses y 1 semana, no ha habido noche en que no haya dormido 4mt. de distancia de ella (si no menos), y con la excepción de algunas noches que puedo contar con la palma de mi mano, he sido yo quien la ha puesto a dormir. También he sido yo, el 100% de las veces, quien se ha levantado cuando ha llorado en las noches (algunas noches, junto con mi esposo, pues necesitaba una tercera mano o un segundo par de brazos). Pero la del turno nocturno, so yo.

Y ahora me voy. Y no a cualquier parte. Me voy  a ASIA. Suena bonito? paja? exótico? SíPeroNoMeImporta

(pero por eso, con fe, este post es el primero de dos partes: el antes y el después)

Pero por eso me voy de Lunes a Viernes, ni un día más. ¿Qué aprovechar para quedarte el fin de semana y conocer Malasia? TASLOCA. Me voy corriendo al aeropuerto apenas termino mi chamba. Y si no me fui la noche antes, es porque el vuelo estaba lleno #TrueStory.

Pero qué me preocupa? Ella va a estar bien. Estoy preocupada por este par:

yoesposo

Y claro que lo sé. Sé que voy a dormir más. Sé que voy a tener tiempo de ir al gimnasio del hotel en las mañanas. Sé que voy a poder tomar mi café caliente, y comer mis cenas con calma y de un tirón.  Sé que estaré re ocupada durante el día y, quizá en eventos sociales en la noche, y que aún así tendré tiempo de sobra. PERO…

82883-kristen-bell-happy-sad-gif-mrw-nmgj

Pero soy  mamá

Yo sé que sobreviviremos. Yo con más horas de sueño, él con más pizzas.

Ya les cuento luego cómo me fue.

Ser madre tiene poco glamour

“qué poco glamuroso es ser madre”. Esto fue lo que pensé entre mis cuatro paredes durante una de mis sesiones saca-leche. O sea, viéndome así en la oficina:

giphy1

Lo pensé luego de haber chorreado un poco de leche en mi pantalón negro pues no me di cuenta que había olvidado poner la botellita al final del chupón. I KNOW. Tal como lo lees. Como si a la vaquita de arriba le hubiesen quitado su balde. Recontra DERP.

Una vez reparado el error, seguí pensando. Mientras que para el sexo opuesto, ser padre a veces parece convertir hasta al más feo en esto:

0c868cc850e9017adee584a940246b26

A nosotras – o no hablaré en general. Para mí, la maternidad tiene poco glamour.

  • Para empezar: el parto.

Necesitas más detalles o con esto basta? Ni un parto bajo el agua te salva. No, mi querida mamiguita. El parto, entre fluidos, mentadas de madre(s) (de la de tu esposo, la enfermera, el doctor y la del vecino) y el A y B del que nadie quiere hablar… ese parto: poco glamuroso.

tumblr_inline_n17irtafei1s7z7r6

  • El look mamá de recién nacido

Con mi peinado “por acá pasó el peine, lo juro”, el vómito en el zapato, el moco en el hombro y las ojeras que hoy decoran mi rostro, no creo realmente que me gane ninguna portada de revista. Ni la corona de miss Colombia.

Y no faltará el día en que descubrirás que hueles menos a tu perfume de la mañana y más al vomitito de hace cinco días (check), y desearás cual niño que desea conocer Disney que nunca, pero nunca, te abandonen los protectores que usas religiosamente y se te pase la leche hasta la blusa (está en mis oraciones de cada noche).

Y el día en que llegas sintiéndote linda, no faltará el desubicado que decide salidarte con un cálido y bien-intencionado “te ves cansada”. GRACIAS.

dumbq

  • Las sesiones saca-leche

Referirse a la primera imagen del post. Not very sexy.

  • Los mocos (esta vez míos) con cada gripe de Mucita.

¿Qué onda con esos niños en la guardería? ¿Son marcianos? Estas gripes no son normales. Ya sobreviví la semana sin voz y fiebre intermitente, y no ha pasado ni una semana y yo vuelvo a caer en otra gripe.

Nuevamente: el colega feliz y preocupado que te dice que no te ves bien. Ya entendí. Gracias.

Y así sigue la lista. Entre pantalones anchos (o el eterno look de me voy al gimnasio), las ojeras combinadas con la falta de maquillaje, el kilito que no te quiere abandonar (caballero, ya quédate) y la falta de tiempo para aquellos retoques por los que antes vivíamos (llámese corte de pelo, cera, el manicure, ¡o qué manicure! la cortada de garras uñas), a veces ser mamá no nos da el glamour del que se habla en las revistas de moda, pero igual – qué lindo (y felices) se nos ve!

12472664_10153129861662693_7693173564584875938_n

Amiga, apenas puedas: báñate

Domingo, 8:30am y ya estoy bañada y cambiada sin motivo especial. No es que esté mal, pero quizá en mi vida a.M (antes de Mucita), me hubiese tomado mi tiempo. Quizá me hubiese quedado en mi cama. Quizá no (siempre fui de levantarme temprano), pero me hubiese quedado más tiempo en pijama, hubiese desayunado en pijama, y me hubiese sentado con Esposo, los dos en pijama, a ver televisión por una hora, o dos, o más si es temporada de series.

Y por qué no. Es domingo y no tenemos ningún plan, el supermercado no abre hasta el medio día y además llueve afuera, hace mucho frío, y nadie nos está esperando. Menos la ducha.

Pero eso era antes. Hoy amiga, apenas pueda, me baño porque no sé cuando de nuevo voy a poder.

  • Me desperté, milagrosamente, antes que Mucita. Me baño.

giphy

  • Esposo se despertó justo para cambiarle el pañal antes de su comida. Mientras se lo cambia, me baño. 

funny-gif-cat-taking-a-shower

  • Ya comió. Está de buen humor y ha encontrado en Sophie, la girafa, el juguete más divertido y sabroso para meterse a la boca. Me baño.

giphy1

  • Ya comió, ya le cambiamos el pañal. El papi está despierto y jugando con ella. Me baño. Me baño un poco más. Y me sigo bañando.

funny-gifs-cat-taking-bath

Y si no aprovechaste el cambio de pañal, su buen humor, el papi jugando o si se despertó antes que tú, ni modo. Siempre habrá una siesta que tu pedacito de cielo deberá tomar. O, haz como yo, cuando el papi sale temprano a trabajar: hacemos fiesta en el baño – eso sí, siempre deja al bebé en un lugar seguro y a la vista, y cierra las ventanas para que no se enfríe. Yo uso su sillita mecedora al lado de la ducha, y me asomo de rato en rato para hacerla reír.

Pero báñate 😉

200_s

Sin pavo, no hay Navidad (post navideño #01)

Esta Navidad es importante. Lo supe desde hace tiempo, sabía que sería la primera Navidad de Mucita y aunque de acá a unos años (unos días) ella no se acuerde de nada, estaremos sus papis y familia para recordarle cómo fue. Habrá fotos narrándole cómo fue esa noche, como papi sorprendió a todos con un super pavo (de 3kg, pero buenazo), lo bonita que quedó la mesa, y como la pasamos juntos con mis papis y hermana después de, creo que, cinco años de no estar los cuatro juntos.

Pero hay más. Con esta Navidad, empezamos a crear nuestras propias tradiciones que serán una mezcla de las mías, las de papi y las del país en donde vivimos. Acá, por ejemplo, no celebran Noche Buena; pero es algo que yo me he traído y he celebrado todos los años desde que vivo acá. Acá el pavo no es lo más común en la cena navideña, pero felizmente conocimos a nuestro carnicero quien provee fielmente, todos los años, con nuestro delicioso plumífero. Más difícil de encontrar es el panetón, pero un pan dulce relleno con dulce de almendras puede convertirse en el más deli desayuno; y quizá no vayamos a la Misa del Gallo, pero una oración en familia nos mantendrá siempre cerca de Dios.

Nos tomará tiempo. Quizá algunos años. Quizá la tradición navideña sea viajar una Navidad sí, una Navidad no. De acá en unos años tendré que pensar como mezclamos la historia de San Nicolás que trae los regalos a los niños en Holanda el 5 de Diciembre, vs Papá Noel, vs el Niño Manuelito, vs la Tarjeta de Crédito. Quizá ninguno de estos importe, como con la única tradición que hemos mantenido con mi Esposo desde mi primera Navidad con él: no nos regalamos nada, pero compramos algo para los dos, o para la casa.

Como sea. Esta Navidad será especial. Vendrán los abuelos Mu de Mía, la madrina y unos amigos que también celebran la primera Navidad de su hijo. El arbolito está armado, el Nacimiento en camino, y el Invierno “on hold” – estamos listos.

 

img_20151221_074909.jpg

 

Las 5 etapas de un parto (MI parto)

Así como los embarazos, cada parto es distinto. Aunque antes de tener a Mucita,  me apoyaba ligeramente en los siguientes “promedios”:

  • Duración promedio del parto es de 12-13 horas para mamás primerizas
  • El embarazo promedio (en Europa) es de 40 semanas y 6 días (sin embargo, mi partera me dijo que por cómo crecía Mucita, y con mi tamaño, probablemente yo daría a luz temprano)

Y con esa información, me fui preparando. Hice ejercicio hasta la semana 40 con la idea de que facilitaría el parto, fui a clases de respiración, y tenía mi plan de nacimiento: quería dar a luz sentada, quería epidural, quería solo a mi esposo en el cuarto, y quería dar de lactar al toque. **Spoiler Alert**: 1 de 4 se cumplió.

1 Etapa – La incertidumbre (¿Esto es? ¿Ya empezó el trabajo de parto? ¿debo levantar a Esposo?) – Día 01 – de 3-7am

8552

Lo confieso: pensé que eran gases. Retortijones anormales (pero yo cómo iba a saber?) que no me dejaron dormir ni un poquito. Para cuando sonó la alarma de mi Esposo, había llegado a la conclusión de que no, no eran gases; sí, eran contracciones. POR FIN CARACHO (estaba en mi semana 41 – ya.era.hora.)

2 Etapa – Tsst, yo puedo con esto – Día 01, de 7am a 10pm

tumblr_lrsq0ue0jp1qafrh6

Cuando se despertó Esposo, le conté que había empezado contracciones. El llamó al trabajo y avisó que se quedaría en casa, que su esposa ya estaba por dar a luz (ja, iluso).

Lo que siguió de ahí fue UN DÍA ENTERO de contracciones que llegaban cuando les daba la gana (los que se preguntan que por qué no estaba ya en el hospital, es porque la regla general es que solo llame a la partera cuando las contracciones duraran 1 minuto y tuvieran 2-3 minutos de separación). Mi esposo y yo adoptamos un ritmo: yo me sentaba en mi pelota de ejercicios respirando, el trabajaba en su computadora, y en cada contracción él se volteaba para sobarme la espalda.

Recuerdo claramente haberle dicho: “si así es esto, no es tan malo”.

IMG_20150908_140901

Yo, la otra ilusa, en mi pelota.

3 Etapa: La Boca Salada (dioses del embarazo, perdonen a esta blasfema) – Día 01/02 de 10pm – 6am

phoebe_stop_the_madness_zpsaavwd3o7

El problema no era (solo) el dolor. A este punto, era la falta de sueño.

Llegada la noche me bajé una aplicación para controlar las contracciones (es verdad, hay una app para todo). Pero nada, contracciones irregulares, cada 2 minutos, cada 7, cada 10… cada 3…

“Que se jodan”, pensé. Y llamé a la partera a las 3am.

“No hay nada que podamos hacer aún, llámanos mañana en la mañana a ver cómo te va”

giphy

Y me puse a llorar como Carrie

4 Etapa – Listo, ahora sí. – Día 02 de 6am – 3pm

Se repite el espíritu de la etapa 2 y el vamosquepodemos. Tanto así que cuando llegó la partera y me dijo que este era el momento en que podía ir al hospital y recibir la epidural, yo dije:

3e26d300-6923-0132-69a0-0e910e60be26

Conozcan a Mu: le tiene más miedo a las agujas que a un parto sin anestesia

Entonces no fui al Hospital a las 9am, sino a las 11. Y así me fui: pulgares arriba y con ganas de conocer a mi hija.

FullSizeRender (4)

Camino al hospital – embarazadaza

5 etapa – El exorcismo (también llamado: los previos al mejor momento de tu vida) Día 02 3pm-6:38pm

Sucede que mi parto iba normal, dilatando 1cm por hora, contracciones regulares, etc. Hasta el bendito cm 8, en donde me estanqué por tres horas. Pero claro, nada que un poco de oxitocina a la vena no pudiese sanar (o sea que al final no me libré de las agujas).

Con la hormona en acción, lo que pasó después no lo puedo describir. Pero Esposo dice que me veía más o menos así:

[no. mejor no. iba a poner una foto de El Exorcista pero son bien creepy. Pero ya se hacen la idea: un ojo por aquí, otro por allá, venas en la cara, poco más mi cabeza giraba 360]

Pero finalmente sucedió, luego de menos de una hora de empuje (que les juro, pujar es un alivio),  Mucita nació a las 18:38 y la pusieron directamente en mi pecho donde la pude ver, hermosísima. Tuvieron que llevársela por 5 minutos para darle oxígeno y luego regresó, buscó mi pecho y se puso a tomar de mí. ¡De mí! 

1 de 4: di a luz echada, me acompañaron mi esposo y mis papis, sin epidural, pero dimos de lactar apenitas pudimos.

¿Valió la pena el dolor? – sí

¿Lo volvería a hacer? – no

Aunque la partera, enfermera y doctor, todos dijeron “nos vemos en dos años”.

Nos vemos, dicen…