Pensamientos de fin de año

  • La forma en que sentimos Diciembre es muy diferente conforme pasan los años. El otro día pensaba en mi hija, para ella todos los días son increíbles, sea julio o diciembre, invierno o verano, para ella, cada día es mejor que el anterior (o al menos, así trato que sea). Luego uno es niño, cumples 6-7 años y Diciembre es esa montaña Everest con Navidad en la cima a la que hay que llegar. ¿CUÁNTO FALTA?! Nos preguntamos todos los días. Y ahora ¿CUÁNTO? Finalmente llega Navidad, año nuevo, verano, vacaciones. PASU. Diciembre no tiene cuando llegar.

    Pero luego eres adulto. Y Diciembre no pudo llegar más rápido, y todos los deadlines, las cosas que hacer, las compras navideñas, la casa, la cena, la fiesta de la empresa, el cumpleaños de mengano, la invitación de fulano, se te enferma el bebe, el lonche por acá, el lonche por allá, quetengoqueterminarTODOantesdel23! Diciembre de bajada y tú sin frenos.

  • Por qué, por qué, POR QUÉ el terciopelo está de moda de nuevo?
  • No suelo hacer resoluciones pero creo que es momento de marcarme algunas cuantas este año. En el 2016 fui muy madre, muy poco esposa, aún menos Mu. Qué tal si en el 2017 equilibramos la balanza?
  • Y hablando de balanza… (eso es todo lo que voy a decir)
  • Hoy llega mi hermana a quedarse 3 semanas conmigo. No importa cuántos años lleve viviendo afuera, en Navidad aún necesito estar con mi familia, al menos con un pedacito. Me siento agradecida.

Feliz Navidad lectores, por si acaso no me ven hasta el próximo año 🙂

 

Challenge accepted (post navideño #02)

Mu: debes organizar y preparar la cena navideña para 9 adultos (porque sí, tú también eres ahora “adulta”), al mismo tiempo que cuidas a una bebe de 3 meses que, ese día particularmente, quiere estar en brazos todo el santo día. De conseguirlo, haz la posta con el esposo para atender a los invitados, mantener sus copas llenas, y de rato en rato buscar a la pequeña, asegurarte que está bien,  alimentarla de ser necesario y volverla a hacerla dormir en su cama cuando, este día particularmente, no quiere dormir en ningún sitio que no sea encima de ti aunque esté súper súper cansada.

tumblr_mypy1toyal1sgrpsuo1_500

Y sí se pudo. Obvio que Esposo ayudó y el bar fue self-service.

1535026_10153101760022693_1151115427579758891_n

Y no sólo eso. Aguanté despierta hasta la una de la mañana (creo que no veía más allá de las 9:30pm desde que nació Mucita (no cuenta despertarse a las 12 para darle de comer)).

“Madre anfitriona” – Achievement unlocked.

Sin pavo, no hay Navidad (post navideño #01)

Esta Navidad es importante. Lo supe desde hace tiempo, sabía que sería la primera Navidad de Mucita y aunque de acá a unos años (unos días) ella no se acuerde de nada, estaremos sus papis y familia para recordarle cómo fue. Habrá fotos narrándole cómo fue esa noche, como papi sorprendió a todos con un super pavo (de 3kg, pero buenazo), lo bonita que quedó la mesa, y como la pasamos juntos con mis papis y hermana después de, creo que, cinco años de no estar los cuatro juntos.

Pero hay más. Con esta Navidad, empezamos a crear nuestras propias tradiciones que serán una mezcla de las mías, las de papi y las del país en donde vivimos. Acá, por ejemplo, no celebran Noche Buena; pero es algo que yo me he traído y he celebrado todos los años desde que vivo acá. Acá el pavo no es lo más común en la cena navideña, pero felizmente conocimos a nuestro carnicero quien provee fielmente, todos los años, con nuestro delicioso plumífero. Más difícil de encontrar es el panetón, pero un pan dulce relleno con dulce de almendras puede convertirse en el más deli desayuno; y quizá no vayamos a la Misa del Gallo, pero una oración en familia nos mantendrá siempre cerca de Dios.

Nos tomará tiempo. Quizá algunos años. Quizá la tradición navideña sea viajar una Navidad sí, una Navidad no. De acá en unos años tendré que pensar como mezclamos la historia de San Nicolás que trae los regalos a los niños en Holanda el 5 de Diciembre, vs Papá Noel, vs el Niño Manuelito, vs la Tarjeta de Crédito. Quizá ninguno de estos importe, como con la única tradición que hemos mantenido con mi Esposo desde mi primera Navidad con él: no nos regalamos nada, pero compramos algo para los dos, o para la casa.

Como sea. Esta Navidad será especial. Vendrán los abuelos Mu de Mía, la madrina y unos amigos que también celebran la primera Navidad de su hijo. El arbolito está armado, el Nacimiento en camino, y el Invierno “on hold” – estamos listos.

 

img_20151221_074909.jpg